GreenPrinter
como-reciclar-una-impresora-antigua

¿Cómo reciclar una impresora antigua o que no funciona?

Estamos en la era de la tecnología. El siglo de los aparatos inteligentes que nos facilitan la vida hasta tal punto que ya casi no cogemos un bolígrafo para apuntar, ni consultamos casi nada en papel.

Todo por internet. Tenemos teléfonos, ordenadores, impresoras y una serie de dispositivos eléctricos sincronizados a una red, a un sistema cada vez más inteligente, moderno, rápido y perfecto.

Pero la vertiginosa evolución de la tecnología tiene un precio, los equipos se quedan obsoletos y, de repente, mudan a la edad de piedra incluso mucho antes de estropearse del todo.

Es cierto que las impresoras tienen una vida útil a partir de la cual es mejor comprarse otro equipo y reciclar el viejo. Es entonces cuando surge la pregunta: ¿Qué hago con mi impresora? Vamos a ver a continuación las opciones que tenemos.

Si ya hemos probado la opción de recuperarla, cambiando una pieza estropeada o con una puesta a punto sensata, y porque, a veces, la reparación resulta más cara que comprar una nueva, entonces sólo podemos deshacernos de ella.

Ahora bien, si tu caso es que la impresora funciona pero quieres comprarte una nueva y mejor, con mayores prestaciones, tienes la oportunidad de donarla a alguna ONG, a un colegio, a cualquier negocio de tu barrio que creas que le puede sacar provecho… sé creativo. Lo que uno no quiere, otro puede que lo esté deseando.

Al igual que si la impresora se nos rompe, no sirviendo para imprimir, no hay motivo para no reciclar. Estamos en siglo digital de las tecnologías, sin embargo estamos en un mundo cada vez más concienciado con el medio ambiente, en el que el reciclaje es una necesidad para el planeta y una obligación personal.

Reconozcamos que todas las impresoras tienen una serie de componentes bastante contaminantes que debemos reciclar y, en ningún caso, tenemos que tirarla a la basura.

La tecnología nos ayuda enormemente, pero advirtamos sobre su lado negativo y oscuro. Los componentes usados en la fabricación de impresoras son cada vez más inocuos y perjudiciales para el medio ambiente, por lo que deben tratarse convenientemente. De ahí la importancia de reciclar nuestra impresora. Es una cuestión de salud medioambiental y de responsabilidad propia.

Todas las compañías: HP, Dell… ofrecen muchas facilidades para reciclar la vieja impresora, incluso obsequian con descuentos en la compra del próximo modelo al devolver la impresora obsoleta a cambio.

Si se diera el caso de que la marca de tu impresora no tiene un programa de reciclado, probablemente en tu ciudad hay un punto limpio, un punto verde o un sistema de reciclaje para equipos informáticos obsoletos. Úsalo.

Otra de las opciones que quizás ni te hayas planteado siquiera, pero que es una estupenda opción, es reciclar y reconvertir nuestro viejo aparato en otro objeto de la vida diaria. Eso sí, eliminando de manera limpia aquellas partes no empleadas de la impresora.

Te sorprenderás de las opciones imaginativas existentes. Algunos de los proyectos creativos y decorativos que te puedes atrever a realizar son los siguientes:

  • Unas divertidas y originales macetas bien para plantas naturales o para plantas de plástico hechas también con materiales reciclados.
  • Un original mueble. Con un fin concreto como por ejemplo panera, caja fuerte, bombonera, estuche, caja de herramientas…

Recicla y sé original. La imaginación al poder.

¿Cómo reciclar una impresora antigua o que no funciona?
1.3 (25.71%) 14 votos