GreenPrinter
impresoras-de-segunda-mano-vale-la-pena

Impresoras de Segunda Mano: ¿vale la pena?

Si la compramos con la cabeza, la respuesta es sí: vale la pena. La compraventa de artículos de segunda mano nos ofrece una oportunidad estupenda para conseguir una estupenda impresora por menos de la mitad del precio original.

Lógicamente tenemos que tener en cuenta unos detalles o requisitos que han de cumplir, dado que son aparatos muy delicados. El más básico, que su dueño anterior la haya cuidado y dado un buen uso.

Si es así, por supuesto después de probarla, valorando el precio actual que tendría esa impresora de primera mano. De esta forma podrás determinar si la rebaja vale la pena, siempre comprobando antes que está en perfectas condiciones.

Entre las cosas que debemos prestar atención y mirar con detenimiento, es ver si hay mucha tinta seca en el interior, ya que ese detalle podría ser la clave para verificar el buen cuidado de su dueño anterior.

También es definitivo para garantizarnos una buena compra, como una adquisición libre de problemas y con garantías a corto y medio plazo.

En el caso de las impresoras de tinta se aconseja comprar las que no llevan incorporado el cabezal de impresión ya que seguramente lleven mucho tiempo sin imprimir y casi con seguridad el cabezal estará obstruido. En este caso, rechazad la compra, ya que la impresora no podría imprimir aunque se compraran cartuchos nuevos.

Por supuesto, hay que ver qué tipo de consumible utiliza o si vienen incorporados tanto en el equipo como en el precio total. También en este precio han de estar los cables de corriente y la fuente de alimentación. Parece obvio pero, a veces, estos detalles pasan desapercibidos y luego nos complican la vida.

Hemos recalcado que aunque la impresora sea casi nueva y nos aseguren que está en perfecto estado, recomendamos siempre probarla antes.

Estas son las impresoras de segunda mano más vendidas en tiendas online:

Impresora de tinta

La clásica y la que tiene los precios más económicos. Siempre es una muy buena opción porque su precio de venta es altamente competitivo y, a su vez, el mantenimiento no resulta nada complicado.

Lo único a tener en cuenta, es que los cartuchos de tinta suelen ser algo caros.

Impresora láser

En lugar de cartuchos, el tóner contiene tinta formada por pigmentos convertidos en polvo. Muy usadas en la actualidad. Son los modelos más vendidos en los últimos meses.

Su característica más destacada es la rapidez con la que realiza las impresiones, por lo que son las más adecuadas y usadas en las oficinas.

Impresora 3D

Para diseñar piezas y darles forma en tres dimensiones. Son las más caras, por lo que hay que ser todavía más concienzudos a la hora de comprobar y revisar que todo funcione correctamente.

Esta impresora nunca se debería de comprar sin una prueba previa.

Impresora textil

Para estampar cualquier frase o dibujo en prendas de vestir y personalizarlas. Suelen tener precios elevados y usarse con motivos profesionales.

Impresora térmica

Usa el calor para imprimir en un papel especial, llamado térmico. No consume más que el propio papel. Por ejemplo, se usa en los tickets de muchas tiendas.

Plotter

Para impresiones a gran escala, por ejemplo, posters, mapas o planos de arquitectos y topógrafos.

 

Finalmente, para todos aquellos que estéis interesados en comprar una impresora de alta gama de segunda mano, es muy importante que tengáis en cuenta tanto el estado general como la procedencia. Muchas veces estos equipos proceden de los cambios rutinarios que realizan grandes empresas.

En unos casos puede tratarse de una gran oportunidad pero, en otras ocasiones, puede ser un mal negocio, ya que podrían obligarnos a sustituir un gran número de componentes y más nos valdría comprar una nueva que pagar todos los recambios.

Si tienes en cuenta estas recomendaciones, comprar una impresora de segunda mano puede ser una gran idea y un ahorro que merece la pena en función de una buena relación calidad-precio.

Pero lo dicho: mucho ojo con lo que compramos.

Impresoras de Segunda Mano: ¿vale la pena?
5 (100%) 1 voto