GreenPrinter
mi-impresora-no-imprime

Mi impresora no imprime: ¿por qué?

Pueden ser varias las razones por los que la impresora no imprime con calidad o lo hace con manchones. Veamos los motivos más comunes por lo que pueden suceder estos errores de impresión y cómo solucionarlos.

Antes de nada, os recomiendo encarecidamente practicar la lectura. Estos aparatos son tan listos y están tan bien diseñados que tienen un pequeño panel integrado donde se muestran los mensajes de error cuando estos ocurren, o bien los errores se muestran en la propia pantalla del ordenador.

En estos casos, se nos mostrará un mensaje de error concreto que podremos buscar en el manual de la impresora o directamente en Internet. Es el mejor consejo: leer y poner en práctica lo que te dice. Veamos los más comunes.

1. Falta de tinta

Hace años, este era el principal problema. Ahora, antes de que te quedes sin tinta, tu impresora ya te estará pidiendo que cambies de cartucho, ya que cuando el software de la impresora detecta que queda poca tinta, o que ha realizado un cierto número de impresiones, por mucha tinta que le quede, se negará a realizar la impresión, mostrándonos un error en la impresora o en la pantalla.

Con las impresoras láser esto no sucede, si no imprime correctamente se deberá a una falta de carga en el tóner. En estos casos bastará con cambiarlo por uno nuevo. Así de sencillo.

Un consejo: asegúrate de que has cerrado la tapa de la impresora después de cargar los cartuchos. Si no está bien cerrada, seguramente no te dejará imprimir.

Revisa que los cartuchos hayan quedado bien encajados hasta escuchar el clic que te indicará que el cartucho se ha introducido correctamente. Presiona cada cartucho firmemente hasta estar seguro de que se ha introducido por completo en su ranura correspondiente.

2. Problemas con los cartuchos

Un error bastante común es no retirar la pegatina de plástico que protege las partes sensibles del cartucho. Asegúrate de quitarla antes de instalarlos para que el cartucho funcione correctamente.

También se da el caso de que el respiradero que llevan los cartuchos se quede obstruido con tinta o algún otro resto de suciedad. Bastaría con eliminarlo con delicadeza para que vuelva a funcionar.

3. Atasco en los cabezales

En muchas ocasiones los cabezales se obstruyen impidiendo que podamos imprimir. Esto sucede al quedarse seca la propia tinta del cartucho por estar un tiempo sin ser usada.

La mejor manera de solucionar este problema consiste en realizar progresivas limpiezas de cabezal con el software que tiene tu impresora.

Si el problema persistiera una vez hecho esto, sería necesario tratar el cabezal con un líquido especial para desatascar cabezales. Pero ¡ojo! Hay que tener cuidado en esta operación porque los cabezales son muy sensibles y podemos estropearlos. Delicadeza, precisión y paciencia.

Este error de impresión es tan común que algunos modelos de impresora realizan periódicamente de forma automática una limpieza de cabezales para mantenerlos en perfecto estado, incluso aunque la impresora no se esté usando.

Recuerda: la limpieza de cabezales consume gran cantidad de tinta, si lo realizas unas cuantas veces, puede que te quedes sin ella, tenlo en cuenta.

4. Impresora sucia

Las impresoras inkjet no suelen acumular suciedad y polvo, pero si te aparecen zonas con manchas y borrones al imprimir con tu impresora láser, has de limpiar el tambor para que no te reste calidad de la impresión.

Consejo: utiliza un buen papel a la hora de imprimir. Los de mala calidad sueltan pelusilla que se acumula en el tambor, ensuciándolo.

Cada tipo de impresora necesita un método diferente de limpieza. Sin embargo, todos los aparatos comparten una serie de cuidados comunes básicos para asegurarnos su buen funcionamiento.

Os recomendamos, de vez en cuando, desconectar la impresora, esperar a que se enfríe y quitar el polvo del aparato con una lata de aire.

Limpiar el interior de la impresora con un paño suave impregnado con un poco alcohol o un limpiador de vidrio para pantallas interiores.
Siempre conviene limpiar el exterior de la impresora, con otro paño humedecido.

Una impresora limpia y cuidada es difícil que dé problemas. Además, nos aseguramos una larga vital útil y la tranquilidad de poder imprimir siempre que tengamos la necesidad.

Mi impresora no imprime: ¿por qué?
5 (100%) 2 votos